lunes, 5 de enero de 2015

Emprendido el viaje hacia los doramas (K-dramas)

Tengo un par de amigas que disfrutan enormemente de los doramas, estas series asiáticas que a mí me parecían cercanas a las telenovelas que se producen en México, aunque también distinguía que estaban más cerca de las series gringas en cuanto a la diversidad de temáticas.
Por sugerencia de una de mis amigas, mi novio y yo vimos varios años atrás el dorama Densha otoko, sobre todo porque tenía cierto prestigio y supuestamente retrataba la vida del otaku común y corrientel, y pues ahí vamos mi novio y yo con nuestra otakes al mil a verlo.
Si bien nos pareció repetitivo, las actuaciones eran lo que podría decirse algo ingenuas por momentos, y en otras ocasiones algo sobre actuadas, no nos desgradó del todo, pero decidimos que por probar ya había sido suficiente y no necesitábamos nada más, así que lo dejamos por ahí en el olvido.

Después de esto intenté (hace otros tantos años atrás) ver otros doramas como el Zettai Kareshi con mi hermana, porque era la adaptación de un manga que había disfrutado muchos años atrás, y una vez sin nada qué hacer y habiendo acabado de ver el anime de Hana Yori Dango y leer el manga, me quedé con la fiebre de una de mis series favoritas, así que me fui por el dorama y la verdad es que vi varios episodios, encontrando a Jun Matsumoto como un Doumyoji bastante bien recreado. La verdad es que no terminé de ver el dorama y lo dejé a medias, pues perdí un poco el interés y conociendo demasiado bien la historia, lo dejé a un lado. 

Una vez que vi que habían hecho una adaptación de Hana Yori en Corea del sur y viendo lo guapo que era el actor coreano y lo bien imitado que era el peinado de Doumyoji, quise saber de qué iba, así que lo empecé a ver, pero tras uno o dos capítulos lo abandoné porque la actriz que hacía de Makino me resultaba odiosa, así como el idioma y el hecho de que todo lo dijeran a gritos, para ser sincera me perturbó bastante, así que lo abandoné, pese a que una de mis mejores amigas amó la serie -y eso que ella no es ni de anime, ni doramas, pero le fascinó-, lo que sí, es que me grabé el nombre del guapo actor coreano Lee Min Ho, pues su nombre era algo eufónico, fácil de pronunciar y pues yo no conocía a otro Lee, más que a Bruce Lee jaja.

En 2014 me atasqué hasta el infinito y más allá de shojos de temática amorosa, así que para el mes de diciembre quería más romance, pero estaba un poco cansada de mi trauma de leer por scans todo lo más nuevo, de manga, que había salido en Japón. Mi novio tenía contratado el Netflix así que probando por aquí probando por allá, me di cuenta de que tenían Boys before flowers el dorama coreano de Hana Yori Dango, y un día muy tarde aprovechando la pantalla recién comprada, me aturré varios capítulos al hilo, como hasta las 3 ó 4 am de un finde. Y aunque dejé la serie abandonada, esto me abrió las puertas a otros doramas o K dramas como se les conoce, coreanos que había en Netflix.

Vi las opciones que habían (unos 7 máximo, en el Netflix mexa) y pues encontré uno llamado You are beautiful que en la sinopsis, anunciaba comedia, romance y una chica haciéndose pasar por chico entre puro idol, lo cual me hizo querer probar de inmediato. Mi alma pedía más romance y esta serie coreana me prometía un futuro. La vi, no dudé y la vi completa. 

Primero me sorprendieron varias cosas de este drama:

1.-Las actuaciones eran muy diferentes a las de occidente (muchas escenas son como sacadas de un manga shojo), hacen distintos usos de la cámara lenta, el viento, las miradas y el afán de jugar a lo que es lindo o tierno (kawaii), desde los saludos, las sonrisas o las despedidas.
2.-Usan muchísimo maquillaje los hombres, hay un culto hacia el bishonen o esa belleza ambigua, andrógina, lo cual me agrada, no todo son hombres barbones.
3.-Las mujeres cuando sufren su transformación, son maquillas con mucha sencillez, de manera muy natural, digamos, a penas si les ponen poquísima sombra, un poco de mascara, un delineado muy simple, algo de brillo labial y listo.
4.-Los capítulos duran una eternidad, pero no lo sientes, pasan tantísimas cosas, y siempre te dejan enganchado al final del episodio.
5.-Son series relativamente cortas de entre 15 y 20 capítulos la mayoría, y que aprovechan muchísimo para mostrar las costumbres del país que terminas enamorándote del lugar y queriendo viajar a Corea del sur.
6.-A veces los personajes comen como verdaderos locos, demasiado, y con cuerpos muy delgados que no tienes idea de en dónde les cabe tanto, a parte de hacer mucho mucho ruido y hablar mientras comen.
7.-Se visten mucho mejor que en las "telenovelas" de México, acá todos son ricos y todos se visten pésimo, o suelen utilizar autos feos y ordinarios, o bien salen las mismas casas una y otra vez. En Corea usan autos de marcas europeas y ropa de primera, si el personaje es pudiente, se le nota desde el primer momento. Es claro que el nivel de producción es alto.
8.-Las protas son mujeres simples, comunes, tontitas, como personajes de manga shojo de esas con las que lloras junto con ellas y quieres que triunfen al final de todo.
9.-Los besos son un chiste en muchas series, especialmente si Park Shin Hye es la protagonista, esta chica no sabe besar o es muy reservada al dar los besos en las series, todo es un simple roce como por equivocación, como si de un beso de niños de kinder se tratara. Por supuesto hay besos buenos y buenos besadores en otros doramas, pero muchos son besos de color transparente que casi te hace apagar el televisor...Y especialmente en You are beautiful Park Shin Hye tenía bigote!!!
10.-Manejan la comedia con muchísima gracia, sueltas las carcajadas, ya que no están tan alejados del humor de occidente (porque por ejemplo en Japón luego hay chistes de lenguaje que no se entienden fácilmente a menos que uno sepa japonés o tenga todas las referencias), y terminas adorando a los actores secundarios tanto como a los protagonistas. Todo lo que me parecía sobre actuado lo encontré divertido, natural dentro de la verosimilitud de esa sociedad, historia y personajes, como dije son mucho más parecidos a los mangas y creo que eso hace que sean frescos, originales y que a mucha gente le gusten, aunque también es obvio el carisma y belleza de actores y actrices (algun@s operados al mil, pero bueno, a quién le importa?).


Después de estas reflexiones, debo confesar que fui muy feliz al ver este drama coreano, me acostumbré al lenguaje, amé a los personajes y quise más... pero eso será otra entrada.

Has visto dramas coreanos?... , de ser así, qué te han parecido?


Humor:

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Yo he visto algunos doramas y la verdad me gustaron (Sobretodo me acuerdo de uno que se llamaba Hana Yori Dango que la verdad me enamoró) pero no los veo muy a menudo

    Por cierto, soy nueva por tu blog y la verdad me encanta. Ya me he unido¯\_(ツ)_/¯

    Saludos desde Attack on blog

    ResponderEliminar